LA ACTUALIDAD DIA X DIA

Línea de fortines a mediados del siglo XIX: Bragado

Los fortínes de la zona no se construyeron en la misma época, sino que fueron producto del avance de la frontera desde el Virreinato del Río de la Plata, hasta ya bien entrado el siglo XX donde se produjo el último ataque indio en el fortín (¨Yunká") Chaco, en marzo de 1919. En estos fortínes, plenos de penurias indescriptibles, convivieron los milicos y los gauchos mandados a las fronteras por los jueces de paz.
Poco menos que a la intemperie, apartados de todo contacto social, en muchos casos lehos de centros poblados, sin escuelas, pulperías, sin china, sin hogar, de esta manera el soldado enganchado o gaucho mandado a la fuerza esperaban el momento oportuno para desertar, buscando una vida mejor. ¡Inclusive en las mismas tolderías de los indios!.
La guerra contra el indio es un proceso de larga duración que se desarrolló en la frontera sur desde los días de la conquista hasta las postrimerías del siglo XIX y su importancia en el aocntecer histórico de nuestra patria es indiscutible.
Se simplifican los acontecimientos al decir que era una guerra entre los blancos contra el indio, porque unos y otros se unieron frecuentemente para guerrera contra sus propios hermanos en el marco de guerras políticas dominadas por los caudillos del momento.
El marco temporal del trabajo realizado por el Servicio Histórico del Ejército se extiende desde la instalación del fuerte Real de Santa María del Buen Aire en 1536 hasta poco después de la campaña de 1879 del General Roca al Río Negro.
Muchos de estos fortínes fueron el embrión de desarrollo urbano de nuestra provincia  y hoy son ciudades florecientes en todo el territorio bonaerense.
El Río Salado fue desde 1742, el límite pactado entre indios y blancos, pero también durante largos períodos, era una región de convivencias donde unos y otros soportaban sus agresiones mutuas y pese a todo construían un futuro en común.
Los sucesivos avances sobre esta frontera se dieron sin pausa luego de la batalla de Caseros (1852) acompañando el progreso que marcaba el auge del ferrocarril, otro elemento indiscutible formador de embriones de pueblos y ciudades, como fue el caso de Junín, por los albores del siglo XX.


LINEA DE FORTINES DE LA FRONTERA SUD 1852-1876

Nombre: Bragado (Hoy ciudad de Bragado)
Tipo de construcción: cantón
Fecha de construcción: en el año 1772, ante el proyecto del gobernador Vertiz de avance de la frontera, se comisionó al regidor Gregorio Ramos Mejía para realizar una investigación del terreno, quien al excusarse, fue reemplazado por el piloto Pedro Pablo Pabón, quien debía hacer el diario de la expedición.
La partida saldría en octubre de 1772 desde Buenos Aires hacia la guerdia del "Salto", el 5 de noviembre se anotó lo siguiente:
"...al amanecer continuamos con la marcha hasta las once. A las dos caminamos lo mismo, costeando la cerrillada hasta las seis que llegamos a Bragado Grande que se haya acampado el Sargento Mayor Don Pascual Martínez..."
Este proyecto de instalación no prosperó y recién ante la necesidad de proteger los primeros pobladores asentados el gobernador de Buenos Aires, Rosas, le ordenó al General Pacheco, comandante de la Frontera Centro en 1844, el adelantamiento de su línea.
Este propuso al gobernador extender la mencionada línea en distintas estancias, ponderando los lugares de "El Mataco", "Los Pueblos", "Los Patos" o "El Bragado" por la calidad de pastos y aguadas.
Para esta tarea Rosas ordenó al Sargento Mayor Eugenio del Busto, quien se hallaba en Tapalque, que organizara una partida de 700 hombres para tomar posesión del paraje denominado "Bragado". Este llegó a la zona en enero de 1845.
Luego de estudiar el lugar, regresó a la guardia de "El Luján" para completar sus preparativos que estuvieron listos recién a fines de 1845.
La construcción del cantón empezó en 1846. Tenía una capacidad para alojar 700 soldados de caballería, trazándose un pueblo alrededor, posiblemente por el mismo agrimensor que en 1828 delineó el fuerte "Federación" (Junín).
En 1847 dentro del pueblo de Bragado se construyeron dos fortificaciones, una al este donde estaban las tropas y otra al noreste, donde estaban los asentamientos de los indios amigos de los caciques Collinao, Mellinao y Raylef (Padre Meinrado Hux, los orígenes del Bragado).
El partido de Bragado fue creado por decreto en 1851 y sus límites eran el Salado hasta las últimas poblaciones y los partidos de Federación (Junín) y Mulitas (25 de Mayo).
Forma: A mediados de 1846 el cantón estaba casi terminado. Tenía 5 piezas de material cocido, 4 de adobe crudo y 7 cuadras del mismo material para la tropa.
Los ranchos para las familias estaban alineados y en el centro se levantaba el mangrullo. Todo el conjunto estaba rodeado por un parapeto de barro cocido y una zanja o foso.
Guarnición: En principio, en 1847, estuvo a cargo del coronel Juan Aguilera; entre 1852 y 1854 lo sustituyó el coronel Eugenio del Busto, reemplazado por el coronel José Díaz Laureano y a su vez por el coronel Julio De Vedia.
Orígen del nombre: Pertenece a la lengua española, pero todavía no se ha aclarado su verdadero significado, aunque mayoritariamente se toma como de mayor asidero la leyenda del "Indómito potro de pelaje bragado".
Ubicación: Cerca de la laguna de Bragado Grande y en proximidades de la de Los Patos. A 8 leguas del fortín "Mataco" y a 7 del "Mulitas". Según el Padre Hux estuvo a nueve cuadras de la Comandancia, frente a la plaza actual del Bragado
FRONTERA EN 1863 EN LA ZONA DE O´BRIEN, LA DIVISION POLITICA ES ACTUAL.

Comentarios