Precios por las nubes y la escasez de verduras, la preocupación de los juninenses de 1918


"La clase humilde se ve perjudicada por la falta de este vital elemento de la vida cotidiana, aunque cuando se consigue, los precios se encuentran lejos del alcance de la mayoría de los pobladores", dice la prensa de la época. "Las papas se hacen pagar a un precio excesivo para el bolsillo de un jefe de numerosa prole, y las patatas atraviesan por un período de ausencia lamentable, de tal modo que su precio se ha elevado en forma considerable", decían los periodistas de la segunda década del siglo 20. Cómo se describía, casi poéticamente, una crisis económica. Otros sucesos juninenses de la época.



La faltante de productos y la inflación es una historia repetida, cíclica en la economía argentina y consecuentemente en la de los juninenses. Sobre este tema, en la edición del 3 de agosto de 1918 puede leerse lo siguiente, en la prensa de la época:

“La vida del pobre se está haciendo doblemente difícil desde que la escasez de verduras ha venido a agravar el problema de la alimentación barata.

Las papas se hacen pagar a un precio excesivo para el bolsillo de un jefe de numerosa prole, y las patatas atraviesan por un período de ausencia lamentable, de tal modo que su precio se ha elevado en forma considerable.

El “contigo pan y cebolla” que los enamorados gastan en la efervescencia de su pasión, ya no tiene cabida en la vida ordinaria, porque la cebolla se hace pagar al precio de las perlas, y en cuanto al pan, es preciso ir a buscarlo a las nubes.

La lechuga, ni pensar en ella. Y respecto al zapallo, también tienden a emanciparse de la olla, lo mismo que la zanahoria y el democrático perejil, cuyas verdes hojas sirvieron para solaz de los aficionados a saborearlo.

La crisis de verduras aflige a todos, pero naturalmente más a los pobres.

Qué gran obra harían nuestras autoridades edilicias implantando las ferias francas en este pueblo. ¡Cuántos hogares se remediarían con ellas!"


Comentarios


 



 







 


 







 


LA ACTUALIDAD