LA ACTUALIDAD DIA X DIA

Falleció Rubén "Toti" Garro: Ferroviario, rector del Marianista y recordado basquebolista: Un señor Fair Play

Su paso por el deporte del Baquet en las filas del Club Junín. El sentido homenaje del Colegio Marianista en su página web. El recuerdo de sus colegas docentes del establecimiento privado.


"Nací en el barrio del club Junín. Vivía más en el club que en mi casa. Pero jugué al fútbol en el club BAP, me lesioné los meniscos a los 17 años y me operaron para sacármelos. Después me dediqué al básquetbol. Siempre jugué en el club Junín. Alcancé a pisar la cancha de polvo de ladrillo que en realidad le alcanzaba la pelota a los que jugaban en ese entonces como el Tape Gandolfo, Edgard Calvo, etc. Después vino la baldosa que era áspera, te raspabas todo. Habré jugado unos veinte años. Siempre tuve invitaciones para irme a otras entidades pero opté por quedarme en el club Junín". Así recordaba sus inicios en el basquet, deporte que lo tuvo como un baluarte en Junín, Rubén "Toti" Garro quien falleció este sábado 24 de octubre en nuestra ciudad.

Sus inicios laborales fueron en el ámbito del ferrocarril, pero Andrés Pérez, religioso marianista y director del colegio por aquellos años, al recibirse  Toti como profesor de Ciencias Económicas, consiguió del responsable del ferrocarril un permiso para que pudiera iniciar con sus primeras horas de clase en el nivel secundario como profesor de Contabilidad. Junto con su compromiso profesional Toti sostuvo siempre de manera conjunta su fe cristiana y su compromiso con el carisma marianista sea desde la docencia, desde la catequesis (fue catequista de primer año del primario en el tiempo de las mamás catequistas), como también en la capilla Ntra. Sra. del Rosario de San Nicolás en el barrio Emilio Mitre (siendo catequista y apoyando la misión en lo que necesitara desde la pintura hasta los libros de catequesis, Biblias, etc.); como también siendo Rector del colegio, asumiendo de corazón el carisma marianista y sosteniendo la misión en Junín durante el tiempo en el que la comunidad de religiosos no pudo continuar residiendo en la misma ciudad sino que viajaban semanalmente para la celebración de los Sacramentos.

En su sitio web, el Colegio Marianista de Junín destacó la figura de Garro con estas palabras:

"Varias veces escuchamos a Toti narrarnos sobre sus inicios en el colegio y la síntesis con la que resumía su testimonio era la hermosa simbiosis que docencia y carisma marianista habían construido en ella, facetas que lo  acompañaron hasta el final. Es recordado en la Familia Marianista de Junín como el primer laico en asumir la Rectoría del colegio después de los religiosos y quien comenzara a identificar a nuestro colegio Marianista con su logo característico, agregando a la cruz marianista la figura de María".

El 24 de septiembre del año 2010, el Consejo Superior de Educación Católica lo distinguió con el premio “Divino Maestro”, en reconocimiento y gratitud por su trayectoria y vocación educativa al servicio de la Educación Católica.

En el sitio web del Colegio Marianista se destacó que desde la memoria agradecida, compartimos palabras de amigos, ex alumnos y colegas:

“Recordado siempre por mis hijos como un gran profesor, por su  gran calidad humana  e intelectual! Acompañando siempre las iniciativas del Colegio, aún después de su jubilación. Era un referente, fiel, bueno, sencillo y generoso. En los eventos del Colegio siempre estaba presente. Acompañó durante años en las misas  del Barrio Mitre. Una gran e inesperada  pérdida. Un Marianista”. 

“Amó el colegio generosamente”

“Una gran persona. Fiel cristiano y Marianista. Muy comprometido con la Misión y acompañado siempre por Gladys. Buscando siempre lo mejor para el Colegio, los alumnos y las familias”

“Maestro de mil horas contables, maestro de la vida … amigo dentro y fuera del aula. Toti querido…  ¡Cómo nos entristece tu partida! – Los Totis – Promoción 83”

“Excelente persona, humilde, muy atento a las necesidades de los demás”.

“Un ejemplo para quienes tuvimos la suerte de conocerlo y compartir con él. Al igual que su esposa Gladys”

Y en el portal del establecimiento educativo privado se destacó que una de sus compañeras docentes, encontró entre sus papeles algunos escritos de Toti y se compartieron algunos de sus conceptos:

 “Debemos entender que no podemos desperdiciar lo que Dios nos ofrece, la posibilidad de crear, de dar, de ayudar, de derramar el amor infinito que ha colocado en nuestros corazones”

“El hecho de que los laicos hayamos asumido mayores responsabilidades es un compromiso para quienes nos formamos en una filosofía de libertad y servicio a los demás como nota significativa de la pedagogía cristiana”

“Quiero enviar un mensaje de esperanza y compromiso a todas las familias considerando aspectos tan significativos como el de la permanente y comprometida misión evangelizadora: seamos familias conscientes de la propia dignidad y de la dignidad de los demás donde predomine la sensibilidad social y política en permanente búsqueda y lucha por la verdad, la justicia y la convivencia”

“En lo que respecta al estilo marianista se debe colaborar con la misión entendiendo que al único que respondemos con nuestras acciones es al Señor”

SU ACTIVIDAD DEPORTIVA


En un reportaje realizado por un medio juninense en su sección deportiva, en mayo de 2015, el profesor Garro se refirió a su actvidad deportiva en un artículo titulado : El Señor Fair Play.

Garro recuerda en esa entrevista que "había pocos equipos. Argentino, San Martín, Los Indios, Ciclista, Villa, Rivadavia y Junín. Era un básquet tradicional. No había un juego predeterminado. Nosotros tuvimos la suerte de trabajar mucho con Edgard Calvo que fue el promotor de poner el básquet en el club. Como profesor leía muchos libros norteamericanos de básquet y con el tiempo nos empezó a tirar algunas líneas. Pero el básquet era simple a tal punto que Pavón que jugaba en Ciclista tomaba la pelota en la mitad de la cancha y la tiraba de abajo al aro. Después el básquet fue evolucionando con Hugo Violino, Hugo Ochoa, jugadores más sofisticados".

También señalaba: "Nos fuimos haciendo solos. Venían algunos técnicos cuando se armaba la selección como Máximo Carrera Gros que vino de Buenos Aires, los Comité de Pergamino. Ellos nos fueron tirando algunas líneas del modernismo".

En sus memorias deportivas en aquel reportaje de 2015, señalaba Rubén Toti Garro al diario juninense: "Argentino fue a jugar un torneo de clubes a nivel provincial, creo que si no fue el primero anduvo por ahí. Adolfo De Rorre y yo andábamos muy bien. Nos invitaron y como todo joven fuimos. Jugamos con equipos fuertes de la época, inclusive enfrentamos a los monstruos como Cabrera, Froet, De Lisaso, Monachesi, Cortondo. Fuimos campeones".

"Para compararte el recibimiento -siguió contando el inolvidable "Toti"- que nos hicieron cuando arribamos a Junín quiero citar la muerte de don Eusebio Marcilla donde los Ferrocarriles largaron el personal a la calle para acompañar sus restos mortales. Lo de Argentino fue parecido. Ahí nace un poco ese fervor que tiene esa gente que es muy especial, son muy particulares".

"Llegamos a la estación y había un mundo de gente. Nos quedamos helados. Nos subieron a una bañadera que iba a la Laguna y nos pasearon por una abarrotada calle Sáenz Peña que de los dos lados nos aplaudían sin cesar. Yo no lo podía creer. Era la época del predominio de Bahía en la Provincia, ganaban todo. Había una bronca que no se les podía ganar. En los provinciales éramos segundos o terceros. Haberle ganado a Bahía en su casa fue lo que generó el fervor en la gente que salió a la calle. Ojo que en esa época el básquet no era tan popular”, señaló en ese reportaje de 2015.

"La verdad que ni Aréjula ni Macario me dijeron por qué instituyeron mi nombre para el fair play. Sí me lo comunicaron lo que me cayó muy bien. A mí nunca me echaron de una cancha de básquetbol. Siempre sigo al básquetbol hasta la actualidad que voy a todas las canchas. La gente me lo reconoció en su momento, recibí muchas felicitaciones. Inclusive el primer año entregué las copas por el Fair Play”, destacó en 2015.

Y siguió trazando anecdótas y comentarios de su paso por el deporte del Basquet:

“La diferencia de juego es abismal. Solamente en el reglamento. En mi época podías picar la pelota media hora y seguías jugando. Omar Valdés en el Club Junín la picaba mil horas. Ahora sabés que tenés que trasladar la pelota con mucha velocidad. Esto llevó a un cambio total. Los tiempos son distintos, se jugaba con un reloj de ajedrez, hoy hay tableros muy profesionales. Hoy te encontrás con una vorágine en la cancha que van y vienen a dos mil. Es desordenado, desprolijo. Veía anoche (por el domingo) la presión con que defendía Quilmes a Funes. Pobre muchacho parecía un delincuente que lo perseguían por todos lados para quitarle la posibilidad de quitarle un tiro al lado".

"Me parece que hay otros recursos. Es una barbaridad. Eso afea el espectáculo. Lo veo como antibásquet. No veo estrategias definidas. Veo a los entrenadores con una tablita, se desviven explicando y después en la cancha cada cual hace lo que quiere. Es un básquet de fuerza que no te llena los ojos. Encontrás algunos virtuosos como Franco Balbi que es un tipo suave para jugar, tiempista, sabe cuando tiene que pasar la pelota, cuando tiene que tirar al aro, cuando debe meter la mano para sacarle la pelota al otro. Ese es el tipo de básquet que a uno le gusta ver. Pero no abunda”, concluyó en el reportaje concedido al suplemento deportivo de un diario juninense en mayo de 2015.


Comentarios