Breaking News

Roberto Torres y su mensaje por el 9 de julio: "Fortalecer las ideas y objetivos que nos permiten concretar acuerdos con la mirada puesta en el Bicentenario juninense"

 


MENSAJE PRONUNCIADO POR EL DIRECTOR DE JUNINHISTORIA.COM EN EL ACTO OFICIAL DEL 9 DE JULIO. El periodista marcó una reseña histórica partiendo de la primera vez que se celebró en suelo juninense el Día de la Independencia. Tomando como ejemplo las vicisitudes de la población del Federación destacó la necesidad de fortalecer y continuar "el camino de pujanza y desarrollo que nos legaron quienes nos antecedieron desde aquel lejano 1827", teniendo acuerdos en este camino al 2027, año de nuestro Bicentenario.



"Fuerte Federación, Noviembre 29 de 1837. Año 28 de la Libertad, 22 de la Independencia y 8 de la Confederación Argentina. El Comandante accidental del Fuerte Federación da cuenta de haberse celebrado en este Fuerte el 26 del presente la función del aniversario de Nuestra Independencia y de la procesión del Corpus.

Así le informa el entonces comandante del Fuerte Federación teniente coronel José Corvalán al Gobernador Juan Manuel de Rosas la celebración por primera vez en este suelo de la Independencia de nuestro país: el 26 de noviembre de 1837".

Estamos hoy, en este lugar histórico de nuestro querido Junín, a muy pocos metros de aquí se encontraba hace 193 años la puerta de acceso a lo que por aquel tiempo de 1827 era el  Federación, en la calle Larga del Fuerte que desemboca en la Pirámide restaurada colocada nuevamente el 25 de mayo de 2010, luego de haber estado en la plaza "25 de mayo" entre 1869 a 1909 y cuya efigie estuvo posteriormente al lado de este  emblemático obelisco inaugurado en 1938.

Allí, donde hoy se encuentra la plaza "25 de Mayo" se extendía la primitiva plaza de armas, rodeada por las construcciones militares de práctica y por los ranchos levantados para servir de alojamiento a oficiales y milicianos. A estos les era permitido traer sus respectivas familias -motivado por el aislamiento y por la severa disciplina militar- también para  promover la formación de un futuro pueblo.

Por supuesto que tratar de imaginar este relato ante lo que es hoy es nuestra ciudad y específicamente esta zona, el sector fundacional, se hace casi imposible o es muy difícil pensar incluso la forma en que se desarrollaba por aquellos años la vida y la sociedad de esta región y que con los años se transformaría en una ciudad que prácticamente podría ser considerada una capital del noroeste bonaerense.

Apenas había pasado poco más de una década, desde la Declaración de la Independencia y ese incipiente Junín ya pugnaba por transformarse en pueblo. Mientras el país transitaba el conflicto entre los caudillos federales en la década de 1830, el Federación aparece casi totalmente abandonado con una exigua dotación de tropas, con una comandancia prácticamente acéfala hasta que en 1831 el coronel José María Cortina, como Comandante de la Frontera Norte, tuvo a su cargo la reconstrucción de un devastado y diezmado Fuerte Federación. Estaba completamente abandonado y si seguía en esas condiciones, seguramente hoy no estaríamos en este lugar. A solo cuatro años de su fundación el fuerte es solo destrucción y miseria.

Y como si todo fuera poco, nuestro suelo por aquel entonces hasta tuvo un antecedente de epidemia: En septiembre de 1836 se produce en el fuerte una grave epidemia de viruela haciéndose más peligrosa aún la enfermedad en razón de no existir ningún médico. Comprendiendo la terrible situación en que se encontraban los habitantes de Federación, Rosas dispuso el envío de un médico a la brevedad posible. Una vez más, se evidencia el singular estoicismo con que soldados y pobladores, sobrellevaban una


vida plena de sacrificios y privaciones, bajo constantes amenazas de malones, enfermedades y hambre.

Pero la fuerte decisión de sobreponerse a la adversidad y seguir adelante a pesar de las extremas situaciones, hizo posible comenzar a desandar sin pausa el camino de la reconstrucción, el desarrollo, trazando objetivos, planificando, proyectando. Así se recorrió toda esa línea histórica de pujanza y fortalecimiento juninense que nos lleva hasta nuestros días.

Por eso considero, en lo personal, que la historia no solamente son fechas y hechos, sino fundamentalmente nos permite conocer los contextos del pasado, para comprender mejor el presente y proyectarnos en el futuro.

De esa manera entramos en este complejo siglo XXI con una pandemia que modificó de la noche a la mañana nuestras costumbres y estilo de vida. Más allá de la coyuntura también creo que es tiempo de pensar y proyectar el futuro de ciudad que deseamos. Como lo hicieron las mujeres y hombres que poblaron este suelo en esos años que describimos párrafos recientes.

Estamos transitando esta ruta que nos lleva al bicentenario juninense. En siete años más celebramos nuestro cumpleaños 200 como Ciudad. Hacia ese horizonte y más allá deberíamos mirar y centrarnos. Buscando la unidad, venciendo y superando los individualismos para pensar y proyectar en conjunto, fortaleciendo las ideas y objetivos que nos permiten concretar acuerdos y prolongar mucho más allá de ese venidero 2027 el camino de pujanza y desarrollo que nos legaron quienes nos antecedieron desde aquel lejano 1827.

Feliz Día de la Patria. Muchas gracias.




No hay comentarios