La salud vista desde la interculturalidad: Medicina occidental y de pueblos originarios

El tema, de debate histórico, se analizó en una jornada desarrollada en la UNNOBA.  Se está trabajando desde el ministerio de Salud la posibilidad de otorgar autorización para que nuestros sanadores puedan ingresar a hospitales y centros de salud para desarrollar su medicina cuando una persona sea originaria o no lo requiera.













Tal como estaba previsto, se realizó una Jornada de Salud Intercultural organizada por la Cátedra Libre de Pueblos Originarios de la UNNOBA. Participaron miembros de las distintas comunidades originarias de la zona junto a funcionarios del Ministerio de Salud, la Zona Sanitaria III y directores de Salud de los Municipios vecinos.

Tuvo lugar en el aula magna de la UNNOBA, el viernes último. El objetivo del encuentro fue desarrollar un trabajo conjunto en pos de garantizar el derecho universal a la salud que contemple, focalice y brinde respuestas a las problemáticas particulares de los pueblos originarios, respetando sus costumbres, prácticas culturales y formas de ejercer la salud ancestral.

La actividad contó con el apoyo de la Mesa Técnica de Salud Indígena, que articula con el Programa Provincial de Salud y Pueblos Originarios, del Ministerio de Salud Provincial (Resolución Ministerial 1987). Asistieron las secretaria de Gobierno del Gobierno de Junín, Agustina de Miguel junto a su par de Salud doctora Fabiana Mosca, el secretario de extensión cultural de la UNNOBA Diego Batalla, junto a la subsecretaria del área.  Además estuvo presente la concejal Melina Fiel (Cambiemos)

Oscar Farías, titular de la cátedra contó a JUNINDIGITAL que estuvieron presentes funcionarios del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, de la Mesa Técnica de Salud y Pueblos Originarios -que funciona en el ministerio- de la cual Farias forma parte representando al pueblo mapuche de la provincia de Buenos Aires.

Se contó con la participación de sanadores de los pueblos tupi-guarany, mapuche-ranculche, mapuche-tehuelche, coya y quom. Todo transcurrió entre las 9 y las 16 del viernes siendo un debate intenso entre medicina occidental y medicina de pueblo originarios. Oscar Farías resaltó a JUNINDIGITAL que "nos visitaron gente con diferentes sabores e inclusive se contó con la participación de estudiantes de la carrera de Enfermería de la UNNOBA. Se está trabajando desde el ministerio de Salud la posibilidad de otorgar autorización para que nuestros sanadores puedan ingresar a hospitales y centros de salud para desarrollar su medicina cuando una persona sea originaria o no lo requiera. También conversamos sobre la posibilidad de como en la década del ´90 en el pueblo de Olascoaga, partido de Bragado, donde está el sanador Máximo Coñequil -que también nos visitó- que lleva más de 30 mil personas haciendo sanación, junto a un médico y está autorizado por el Ministerio de Salud bonaerense", detalló Oscar Farías.

También visitaron loncos, caciques, huerquenes, "mensajeros interculturales de diferentes puntos de la provincia de Buenos Aires, que son autoridades de los pueblos originarios, con un aula magna a pleno. Después del mediodía llegó mucha más gente. Fue una experiencia inédita para Junín y la región y es histórico que sea esta casa de altos estudios la que cobije y genere estos espacios de interculturalidad en salud ancestral", reflexionó.

Jacinto Ñankufil (Serpiente hecha aguila), de Carmen de Patagones -de 81 años de edad-, fue uno de los loncos que participó del encuentro intercultural de salud realizado en la UNNOBA organizada por la Cátedra Libre de Pueblos Originarios de la UNNOBA. Su palabra fue seguida con sumo interés por todos los presentes. Fue uno de los expositores de la actividad.  "Hay que ocuparse y no preocuparse" dijo el lonco respecto a las viscicitudes de la vida moderna.


















































































Comentarios


PERSONAJES Y PROTAGONISTAS