LA ACTUALIDAD DIA X DIA

Monseñor Miguel De Andrea: un sacerdote en favor de los obreros, impulsor del cooperativismo y el mutualismo

Figura insigne de nuestro clero cuya fecunda acción social y ardorosa predica en favor de la libertad y la dignidad humana especialmente durante la infausta época en que dichos valores pretendieron ser oprimidos.
Llegó a ser denominado obispo de la libertad llevando a cabo una destacada labor pastoral, dentro y fuera de la iglesia, como intérprete de las grandes encíclicas sociales y como propulsor de obras asistenciales a las que consagro su gran esfuerzo y sus mayores desvelos.
Fue un verdadero luchador de la libertad, un defensor de la democracia y un enemigo de declarado de las dictaduras a quien su investidura religiosa no le impidió participar en las fervorosas asambleas populares, encabezando a veces multitudinarios desfiles democráticos.
Hijo de inmigrantes italianos establecidos en Navarra, provincia de Buenos Aires, nació en 1877 y recibió sus órdenes en Roma, en 1899, con tener tan solo 22 años.

Trayectoria

En 1900 se lo designo prosecretario del arzobispado de Buenos Aires y dos años después capellán del convento de Santa Catalina. En 1904 fue secretario privado del arzobispo Antonio Espinosa y ese mismo año se lo designo rector de la Universidad Católica de Buenos Aires. En 1912 ingreso como cura rector de de San Miguel Arcángel, la tradicional iglesia de Bartolomé Mitre y Suipacha de la que seria párroco hasta su muerte. En 1913 fue canónigo de honorario; en 1918, juez provisional del arzobispado y en 1920 el Papa lo nombró obispo titular de Temnos, con retención del curato de San Miguel Arcángel.

Fundador

Ayudado por la Federación de las Hijas de Maria, en la construcción del colegio situado en Caseros y Labarden, así como del edificio para el Círculo de Obreros de la calle Junín. Promovió la Liga Católica, consiguiendo el edificio para la Nunciatura, sede después de la Universidad Católica Santa Maria de los Buenos Aires, y fue asesor de los Círculos Católicos Obreros.
Promovió leyes en apoyos de los obreros, como las de descanso dominical, sábado ingles, reglamentación del trabajo de mujeres y menores, la de trabajo a domicilio (especialmente el de las costureras).
Apoyo la creación de la ley del Departamento de Trabajo y de la Caja de Ahorro Postal, participando además de la obtención de la ley de jubilación del empleado de comercio.
Entre 1917 y 1922 encabezo manifestaciones para pedir la sensación de la ley de casas baratas e higiénicas, dio conferencias, asistió a congresos y fue muy conocido por sus predicas no solo en su iglesia, sino también en la catedral metropolitana, en la capilla de Nuestra Señora del Carmen y en el convento de las Catalinas.
Trazó planes para la reforma agraria, la unión del sindicalismo agrícola rural y la Caja Rural por medio de la de la cooperación y el mutualismo. Creo el Ateneo de la Juventud, la Unión Popular, realizó una gran colecta nacional que posibilito el surgimiento de seis barrios obreros con viviendas individuales y colectivas en Flores, Floresta, Barracas, Martínez, Paraná y Berisso.






















Comentarios