La Oriental: Una estancia patricia


Los primeros dueños de las tierras fueron Manuel Dorrego y Federico Rauch. En 1860 compra la estancia el sobrino de Cornelio Saavedra. Su primo fue intendente de Junín en 1898: Luis Cornelio Saavedra. La forma de vida de un estilo que simboliza la época oligárquica más pura de la Argentina. Se daban todos los lujos: hasta instalaciones para el tiro al blanco traídas desde Noruega.



Al fundarse el Fuerte Federación en 1827, la llanura en la zona de la laguna El Carpincho pertenecía a los coroneles Manuel Dorrego y Federico Rauch. Dorrego murió fusilado por Lavalle en diciembre de 1828 y Rauch murió en el combate de Las Vizcacheras en marzo de 1829. Ninguno de ellos dejó descendencia por lo que las tierras quedaron en poder de la provincia de Buenos Aires.

En la década de 1860 durante el gobierno provincial de Adolfo Alsina, la gran extensión de terrno fue comprada por Justo Saavedra (foto de la izquierda), sobrino de Cornelio Saavedra, presidente de la Primera Junta de 1810. Las tierras fueron heredadas por Justo del  Carmen Saavedra, quien entre 1880 y 1890 construyó el casco original de la estancia y en 1893 fundó el haras La Oriental, con 800 hectáreas divididas en 40 potreros exclusivos para yeguas y potrillos de pura sangre.

Saavedra se casó con María Ana Edelmira Sánchez Elía, que murió en la luna de miel. Desde entonces se dedicó a viajar y a llevar amigos a su estancia para descansar, cazar y visitar el haras. Una orquesta tocaba en un escenario montado en el living, había un lago con cisnes e instalaciones para el tiro al blanco traídas desde Noruega.

Durante el primer cuarto del siglo XX Saavedra -quien era primo hermano de Luis Cornelio Saavedra, quien fue intendente de Junín en 1898, también contribuyó -a su manera y a la manera de todos los que integraban la elite oligárquica de la época- con diversas donaciones, entre ellas una casa para ser utilizada como escuela en la estación La Oriental; cinco hectáreas para la creación de la Escuela de Aviación que sería la base del actual Aero Club y 15 mil pesos para el hospital de Caridad.

Al morir, sin dejar descendencia en 1927, la estancia fue heredada por sus sobrinos Horacio, Casimiro, Bernabé y Carmen. Dos años después el 13 de octubre de 1929, se produjo uno de los grandes acontecimientos de la historia de la estancia: el caballo Lacio del Haras La Oriental, ganó el Gran Premio Nacional (foto de la derecha)

En 1941 la estancia fue adquirida por María Teresa Jacobe de Torello, abuela de los actuales propietarios.

En nuestros días la estancia se encuentra en plena producción y además funciona como estancia turística, ofreciendo hospedaje en señoriales habitaciones con chimeneas y grandes baños.

El living y el comedor son imponentes, con muebles traídos desde distintas partes del mundo que aún se conservan en perfectas condiciones.


Cuenta con un centenario bosque de más de 30 hectáreas con robles, eucaliptos, plátanos, araucarias y cedros, entre otras especies.

Los huéspedes pueden realizar caminatas, cabalgatas y paseos en volanta o bien practicar arquería, pesca, croquet, fútbol y otros deportes, muchos de ellos practicados por los "patricios integrantes de la oligarquía de fines del siglo XIX y principios del XX".

FACEBOOK DE ESTANCIA LA ORIENTAL (HACER CLIK ACA)




Comentarios


PERSONAJES Y PROTAGONISTAS