La previa de la fundación del Federación en 1827 (Nota 2)

 


La designación del médico que no fue. Renuncia de Rivadavia a la Presidencia de la Nación. Rosas es nombrado Comandante General de las Milicias de Caballería en la provincia y luego -con Dorrego como gobernador- es nombrado Comandante General de fronteras.


El 10 de mayo de 1827, el coronel Rauch recibió de parte de don Angel Bianco, 200 tijeras  y 43 cumbreras de sauce "por orden del Ministro de Guerra son destinadas para reparar los cuarteles de ese punto".

No se advierte de la correspondencia citada que dicho envío fuera destinado para las futuras obras. Por otra parte, llama la atención, en razón de las previsiones tomadas en el sentido de que serían desmantelados los cuarteles del Salto con la creación del nuevo Fuerte.

En este mismo mes, es propuesto para ocupar el cargo de médico en el Fuerte el doctor Pantaleón Medina -nombre que se rectifica en otros comunicados por el Pantaleón Benítez- que , como veremos más adelante no logra ocupar el puesto, excusándose por razones personales, y a quien suplantaría en la designación el doctor Juan S. Betancourt.

Los problemas internos habían recrudecido. Poderosas fuerzas presionaban al gobierno desde todos los ámbitos, y Rivadavia cuya prudencia lo lleva a pensar que es más factible abandonar el sitial presidencial que derramar sangre inocente, eleva su renuncia el 27 de junio.

El día 30, el congreso acepta su dimisión, haciendo todavía un llamado a su patriotismo: "Para que ejerza el mando de la República por los pocos días que transcurren mientras se elige a la persona que lo ha de subrogar".

El 3 de julio se sanciona la ley del Poder Ejecutivo provisional.

El día 5 conforme a los términos de la ley expresada se designa presidente provisorio a Vicente López y Planes (foto de la derecha) quien se hace cargo el 7 de julio. Rivadavia, que había dado muestra de honradez y capacidad en todos sus actos, al alejarse de su función, anuncia a su sucesor: "He dado orden a mi apoderado para que desde la fecha y durante la presente guerra, pague triple las contribuciones que nos están designadas por la ley".

VER MAS SOBRE LA VIDA DE VICENTE LOPEZ Y PLANES

NOMBRAMIENTO DE ROSAS


El 14 de julio, por intermedio del Departamento de guerra y Marina se hace conocer un decreto firmado por el presidente en los siguientes términos:

"Buenos Aires, julio 14 de 1827. 

El Presidente de la República ha acordado y decreta:

Artículo 1: Queda nombrado Comandante General de las Milicias de Caballería existentes en el territorio de la Provincia de Buenos Aires el Coronel de Milicias don Juan Manuel de Rosas.

Artículo 2: El Ministro Secretario de Guerra y Marina queda encargado de la ejecución de este decreto que se comunicará a quien corresponda y se publicará en el Registro Nacional.

LOPEZ - MARCOS BALCARCE

El día 27 de julio, luego de las intensas gestiones que dan origen a un frondoso legajo, se firma la paz con los comarcanos.

El día 4 de agosto, el coronel Federico Rauch, luego de cumplimentar los recaudos impuestos en el Ejército contrae matrimonio en Arrecifes

La Junta de Representantes el 13 de agosto elige gobernador a don Manuel Bernabé Críspulo Dorrego.

Al hacerse cargo de la gobernación, designa como colaboradores a Manuel Moreno para el cargo de ministro de Gobierno y Relaciones Exteriores; a José María Rojas, como ministro de Hacienda y al general Juan Ramón Balcarce como ministro de Guerra y Marina.

Tres días después por decreto que lleva las firmas de Dorrego y Moreno se designa a Rosas como Comandante General de fronteras con las siguientes atribuciones: "El coronel Juan Manuel de Rosas encargado de la celebración y conservación de la paz con los indios queda especialmente autorizado tanto para ir preparando lo necesario a la extensión de las fronteras del sur y fomento del puerto de Bahía Blanca".

Rosas, que en toda circunstancia demostraría "resignación", para asumir funciones encomendadas y sacrificios para ejecutarlas, responde: "Ensayaré mis servicios en la Comandancia General que se me comisiona y si mis ensayos ofrecieren resultados que llene los fines que el nombramiento de S.E. se promete, continuaré; pero si no lo representare, que se me permita volver al retiro de donde se me saca".

El 1 de septiembre de dicho año el comisario general don Fabián Fernández da cuenta de los "enseres de la población del Potrero (Potroso) con la de Cruz de Guerra y Curalafquén que fueron entregados a donde Pedro José Echegaray para la guarnición de las fronteras: 41 palmas cortas, 109 palos de ñandubay, 4040 cañas bravas, 6 tirantillos de lapacho, 10 alfajías, 6 tablas para andamios, 12 carretillas de mano, 13 adoberas, 1 nivel, 1 regla, 4 plomadas, 12 cucharas de albañil, 3 hilos de medir, 2 líneas, 4 medias tinas, 2 baldes, 100 palas, 60 azadas, 40 picos, 16 barretas, 2 rondanas para pozo, 4 arados completos, 20 puertas con marcos y herrajes, 3 serruchos, 12 líneas triangulares, 1 trabador, 1 garlopa, 1 cepillo, 1 guillamen, 4 hachas, 6 hachuelas, 4 martillos, 2 macetas, 3 escoplos, 3 formones, 1 compás, 1 cortafierro, 2 docenas de barrenos, 10 docenas de cuchillos, 2 quintales de clavos".

Buenos Aires, septiembre 1 de 1827, Fabián Fernández.

El 3 de septiembre, en nota cursada por el ministro de Guerra al general Rauch, se le informa que siendo destinado a ejecutar los trabajos de fundación del Fuerte y obrando en su poder todos los elementos necesarios para tal fin, recogidos de los sucesivos envíos de los partidos vecinos y aún del gobierno, debe hacerse presente en el ministerio respectivo, a fin de recibir las órdenes para el cumplimiento del mandato que se le confería.

Rauch, alegando una indisposición temporaria, se excusa de asistir, postergando de ese modo la campaña prevista. No olvidemos, sin embargo, que dicha excusa pudo originarse por resentimientos políticos, en razón de las circunstancias que se jugaron posteriormente.

El 10 de septiembre, Rosas, que se jactara de que "más de 3 mil indios de todas las especies estuvieron viviendo en los campos de su administración particular" al referirse al problema de la frontera, explica: "Al mismo tiempo que la frontera se forme, es conveniente presente alicientes que atraigan población a las nuevas guardias. Hay muchas familias pobres que conducidas sin violencia, poblarían con ventajas propias y comunes la nueva línea bajo la protección de la fuerza".

Rosas ha leído, sin duda, los extensos escritos de Félix de Azara para pronunciarse de esta manera y en sus mismos términos. Hasta ofrece como Azara, a los militares casados o que se casaren "lotes de campos y todos los auxilios para trabajarlos".

Fuente: Junín, Fundación y Gobierno, de Jorge Guillermo Howden, 1961

ADHIEREN AL CICLO HISTORIAS FUNDACIONALES HACIA LOS 195 AÑOS DE JUNIN




 











































Comentarios


 



 







 


 







 


LA ACTUALIDAD