1828: Noticias del Fuerte: Más caballos, designaciones, llegada de prisioneros e inicio de obras

 

 

Los intercambios de cartas entre Escribano desde el Fuerte y las autoridades centrales, dan cuenta de cómo fueron aquellos primeros pasos en el Federación. Atrasos en los pagos porque el encargado se fue a vivir a la Capital. Falta de tijeras y latas paralizan los trabajos. Rosas debe explicar al Gobierno atrasos en el envío de material.


Relacionado con el pedido de caballos que hace Escribano en su comunicación del día 14, el Ministro Balcarce con fecha 26 del mismo mes, eleva a la Inspección General la siguiente instrucción: "Contéstese que con ésta fecha, se ordena al Comisionado General de Guerra, prevenga al Comisionado Acevedo, entregue doscientos caballos buenos de los que están a su cargo con calidad que el teniente coronel Escribano remita a dicho depósito igualmente los que se hallen en peor estado póngase a la orden del Comisionado General de Guerra".

Por nota elevada el día 29 de enero, Rosas se impone de la designación de Jorge Pacheco para el cargo de Inspector en las relaciones del nuevo Fuerte, proposición que había sido elevado por la Inspección General con fecha 21.

En la misma nota, Rosas se excusa de "no haber cumplido con artículo 1 de la Ley de Instrucciones". Se refiere además a la remisión de todas las órdenes relacionadas con los envíos al Fuerte, expresando: "Las relaciones del contenido de los diversos cargamentos despachados al Fuerte de la Federación, se hallan entre las copias remitidas al Señor Inspector".

A las notas remitidas por Escribano solicitando brazos para proseguir los trabajos e instrucciones en caso de alguna invasión por parte de los indios, al margen de la comunicación de la Inspección, Balcarce instruye: "Dígase que se están esperando prisioneros que le remitirán inmediatamente y que las instrucciones marcan bien la línea de conducta que debe observar en los casos que consulta".

El día 31, Escribano se dirige al Comando General de Campaña en los siguientes términos: "Para no trepidar en cosa alguna, necesito que V.S.A se digne decirme qué cantidad de madera se le da a cada oficial y si se le paga a los peones pues aquí me piden todo lo que a cada uno le parece, por lo que me dirijo a V.S. para que tenga a bien ordenarme la capacidad de cada habitación y si se les paga a los peones o no. Con este motivo tengo el honor de saludar a V.S. ofreciéndole el mejor afecto".

Como se advierte por el contenido de dicha comunicación, a los peones que trabajan en el fuerte, la mayoría de ellos prisioneros, no se les había abonado hasta entonces el jornal correspondiente.

El comisario Eugenio Perichón, encargado de los pagos, se había ausentado definitivamente del Fuerte, con destino a la Capital.

Comprobada la irregularidad, es Rauch (foto de la izquierda)  -quien actuaba como colaborador de Rosas en algunas actuaciones referentes a la nueva guardia-, el que eleva una nota a Rondeau, informándole de la suma que dicho Comisario había dejado de abonar a los prisioneros en concepto de paga por su labor.

Al transmitirle dicha información al ministro, por intermedio de la Inspección, se explica. "La relación que se incluye dirigida por el jefe accidental del número 5 de Caballería de línea se impondrá V.S. de la cantidad de pesos que el comisario don Eugenio Perichón dejó de abonar de jornales a los prisioneros a la salida del Fuerte de la Federación".

ROSAS ORDENA NO ABANDONAR OBRAS EN EL FUERTE

El Gobierno había dispuesto una expedición a la Laguna Blanca, contando para ello con las fuerzas del 5° Regimiento, lo que implicaba, automáticamente, abandonar las obras del fuerte y restarle toda protección.

Rosas, en esta oportunidad, procedería a elevar urgentemente un informe, demostrando los inconvenientes que significará sacar el Regimiento de línea de su destino, que por otra parte cuidaba las fronteras, en ambas direcciones y hacia los fuertes más próximos.

Propone, a fin de "no paralizar las obras en el Fuerte de la Federación cuyos trabajos ya estaban adelantados dentro de las reducidas posibilidades de materiales que se hacen sentir y provocan fuertes reclamos", que el Regimiento Nro. 3 proveyera 25 hombres, el Nro 1, 75 hombres, los que unidos a 50 existentes en el Fuerte 25 de Mayo, sumarían 150, cantidad suficiente para la realización de los planes estimados por el Gobierno.

Rosas elevaría estas indicaciones el 1 de febrero, siendo aceptadas cuatro días después por ser evidentemente sensatas.

El día 2 de dicho mes, Eugenio Perichón que, según se desprende de la nota siguiente, habría recibido orden de hacer entrega en el Fuerte de todo lo relacionado a su actuación, se dirige al Ministro de Guerra: "Acabo de recibir una nueva orden de V.S. para lo que se sirve prevenirme que la entrega de todo lo que ha estado a mi cargo en el Fuerte de la Federación, lo haga allí al oficial de aquella Comisaría en vez de hacerlo a un oficial de la Comisaría General....Por eso es que resultando evidentemente innecesario mi regreso al Fuerte de la Federación por hallarse ya prevenido el cumplimiento de la orden de V.S. me atrevo a repetir la súplica de que se me permita rendir mis cuentas, sin necesidad de volver a un punto donde ya nada me resta entregar. Tengo el honor de saludar a V.S. con la muy alta consideración y respeto. Buenos Aires, febrero 2 de 1828. Eugenio Perichón.

El mismo día, desde el Fuerte, Escribano, eleva una nota a Rosas en la que expresa, entre otras cosas: "La falta de tijeras y latas han paralizado la obra en los cuarteles pues no he omitido diligencia para buscar carretas para la conducción a las que se hallan en San Pedro, para lo cual he tenido al Oficial de la Comandancia en busca en estos ocho días por el Partido de Arrecifes y en donde se sabía las que había, pero todo ha sido inútil por no haber encontrado una sola. Lo que tengo el honor de noticiar a V.S. para que se sirva ordenar lo más conveniente".

Esta nota sería elevada al ministro el día 4 por intermedio de la Inspección General, haciendo resaltar: "....por ello verá V.S. que se encuentra paralizada la obra de los cuarteles por falta de tijeras y latas, etc".

El día 6, por intermedio del ministerio de Guerra, se solicita a Rosas, explique cuáles son las razones por las que no se ha dado cumplimiento a los envíos destinados al Fuerte de la Federación, evidenciando la realidad una contradicción con el informe que él mismo elevara el día 21 de enero.

Los reclamos permanentes de material, que el mismo Rosas anunciara en su comunicado del 1 de febrero al no permitir el desmembramiento del Regimiento 5 de Caballería para trasladarse a la Laguna Blanca, alertan al Gobierno, que en esta oportunidad solicita las explicaciones del caso.

Rosas, simplemente como intermediario y mero ejecutor de las órdenes emanadas de la superioridad, debe responder y lo hace, como en todos los casos, con la sutileza propia para eludir una responsabilidad directa.

Así informa: "Cuando el que firma dio cuenta al Excelentísimo Gobernador de la Provincia de sus trabajos relativos al Fuerte de la Federación lo hizo con todas las relaciones de remesas y con la correspondencia en copia sostenido con el Comisionado que encontró encargado de correr con el acopio de algunas maderas en la costa o Puerto de San Pedro, donde Angel Fernández Blanco, a quien con fecha 3 de septiembre ofició para que se instruyera al infrascripto de todo lo perteneciente a dicho Fut, de los recursos para poner todo en pronto movimiento y de los puntos donde existieran los aprestos preparados. El Sr. Blanco contestó el 7 del citado Sept. que en la costa del Paraná, paraje de San Pedro, tenía encargado a don Matías Bergez de mi vecindario, el acopio que relaciona en su nota. 

En esta habla el señor Blanco del tropero conductor don Pedro José Morales y dice que uedó comprometido a todas las conducciones al punto del potroso. No satisfecho el infrascripto con este conocimiento instó por una razón circunstancia y entonces epistolarmente contestó al Sr. Blanco que había mandado a San Pedro por una noticia de la madera acopiada en circunstancia de que el encargado don Matías Bergez había bajado a la ciudad, que el chasque le refirió que había de 4 a 5 mil tijeras, mucha lata y porción de sauce como para cumbrera y otros palos.

No habiendo recabado más conocimiento el que suscribe en punto a lo existente en San Pedro ofició con fecha 6 de Diciembre al Teniente Coronel Escribano poniendo en su noticia la autorización del Sr. Blanco para comprar maderas en San Pedro...

En la del 18 de diciembre citado agregó el que suscribe al Sr. Escribano que adoptara el arbitrio de contratar las carretas de la tropa de Morales o algunas otras".

Al día siguiente se eleva nota al Juez de Paz de San Pedro, para que proceda en las diligencias del rápido envío al Fuerte de todos los elementos solicitados por Escribano.

Con la misma fecha, el ministro hace indicación a la Inspección General a fin de que se conteste a Escribano, la consulta de éste, en el sentido de la repartición de maderas para ranchos:

"Se le prevenga al respecto que de ningún modo le permita traspasar en lo más mínimo las instrucciones que tenga el ingeniero (se refiere al Ing. Shuster) según el plan que procede y debe prohibir hacer ranchos sueltos y discriminados aunque sea con regularidad dentro de la delineación del fuerte, y que las viviendas de los oficiales deben ser los extremos de los galpones que el plano designa para cuarteles de tropa haciendo como corresponde las divisiones interiores que se crean necesaria para que a estos les faciliten todas las maderas y útiles que sean precisos".

FUENTE: JUNIN, FUNDACION Y GOBIERNO, Jorge Antonio Howden.


ADHIEREN AL CICLO HISTORIAS FUNDACIONALES HACIA LOS 195 AÑOS DE JUNIN




 











































Comentarios


 



 







 


 







 


LA ACTUALIDAD