Antesala del 17 de Octubre: Perón se refugia en la casa del Mayor Arrieta



Los hechos del 10 al 11 de octubre. Aparece la figura del mayor Desiderio Fernández Suárez que propone "matar a Peron", 11 años después encabezaría los fusilamientos de José León Suárez. En la foto, el mayor Arrieta cuando asume como comisionado municipal de Junín, en 1944


El miércoles 10 de octubre de 1945, Perón recibió en su departamento de calle posadas 1567 de Capital, a dirigentes gremiales que le transmitieron la solidaridad de los militantes cerveceros reunidos la noche anterior en Quilmes, y le sugieren que se despidiera de los trabajadores mediante un acto público (testimonios de Luis Gay -uno de los que promovió la reunión, y Pedro Otero, Archivo de Historia Oral, Instituto Di Tello, Bs. As, También en "La naturaleza del peronismo, por Carlos Fayt y otros. Ed. Viracocha, Bs. As., 1967).

Aquella misma tarde habló ante 70 mil personas y su mensaje fue diunfido en directo a través de la red nacional de broadcastings. Dejó un mensaje de fe, esperanza y decisión para obtener la victoria. Estaba Evita.

Luego, Perón y su amigo y colanorador, el teniente coronel Domingo Mercane, saludarían a Velasco y Molina, que se alejaban también de sus cargos en la jefatura del Departamento Central de Policía.

Cuando las sombras caían sobre Buenos Aires y un grupo de obrero vivaba al coronel frente a su vivienda. Mientras antiperonistas se expresaban con disparos de armas de fuego; el subdirector de la Escuela Superior de Guerra, general Virgilio Zucal -que se había trasladado con su alumnado a Campo de Mayo-, manifestó junto al coronel Ruiz Días la urgencia de detener a Perón para procesaro. Avalos asumió el compromiso de hacer el pedido formal al Presidente luego de ser puesto en funciones de ministro de Guerra al día siguiente.

Es que Avalos esperaba que su amigo, Amadeo Sabattini, el dirigente máximo del ala intransigente radical, le proveyera algunos hombres para completar las vacantes ministeriales, e iniciar un proceso electoral imparcial.

REFUGIO EN LA CASA DEL MAYOR ARRIETA

Informan a Eva Duarte que un piquete de capitantes y mayores planeaba asaltar su domicilio.


Ayudada por los consejos del teniente coronel Mercante, del coronel Velasco, Fritz Mandl, del teniente coronel Duccó, de los mayores Estrada y Ruzzo y también del poderoso industrial alemán Ludwig Freude., aconseja a Perón que al menos momentáneamente se quede en el país, refugiándose en lugares seguros. En este sentido el doctor Román Alfredo Subiza (foto de la izquierda) le había ofrecido la posibilidad de pasar unos días en su propiedad nicoleña.

El doctor Subiza había nacido en San Nicolás el 5 de agosto de 1913, recibiéndose abogado en la Universidad Nacional de La Plata. Fue secretario de la UCR en dos períodos, en 1945 es funcionario de la intervención de Bramuglia en la provincia de Buenos Aires, siendo comisionado municipal y vicepresidente de la UCR. (VER MAS SOBRE SU BIOGRAFIA HACIENDO CLICK ACA)

La noche del miércoles, al llegar a su domicilio, Perón es convencido por Eva y sus amigos Mercante, Petinato, Nicolini, Muñoz Azpiri y Bolognasi de alejarse de la ciudad. Recibio el apoyo de un grupo militar que le ofreció custodia armada (Fermín Chávez, Perón y el peronismo en la historia contemporánea, vol. II, Bs. As, Oriente 1984). Comienza a ejecutar un plan de distracción respecto a su paradero.

Por un lado, deja constancia escrita de que se dirigía hacia San Nicolás: "Buenos Aires, 11 de octubre de 1945 A S.E. Sr. Ministro de Guerra. Comunico a V.E. que a fin de esperar mi retiro he solicitado licencia. Desde la fecha me encuentro en la Ea. del Dr. Subiza en San Nicolás (Casa del Dr. Subiza, San Nicolás, U.T. 79, San Nicolás). Juan Perón". (*)

Quedaba en manos de su amigo Mercante aquella esquela, como un testimonio que debía manejar oportunamente.

El jueves, en horas de la tarde, al volante de su automóvil Chevrolet Perón abandonó el departamento de Posadas acompañado por Eva, Juancito -el hermano de Eva-, y Eugenio "Rudi" Freude.

El rumbo sería otro: va a la casa del mayor (R) Alfredo José Lucas Arrieta, marido de Elisa Duarte, su futura cuñada y allí pasó la noche.
 










OTRA VEZ "MATAR A PERON"

Mientras tanto, frente a la Plaza San Martín, en la sede del Círculo Militar, el mayor Desiderio Fernández Suárez ante 300 oficiales del ejército y algunos marinos, postuló la necesidad de matar a Perón (**). Vale mencionar que este siniestro militar fue quien llevó adelante -en su carácter de jefe de la policía de la provincia de Buenos Aires, los allanamientos y ejecución de la "Operación Masacre" del 8 de junio de 1956 VER MAS HACIENDO CLIK ACA 

Fernández Suárez  falleció a los 92 años en abril de 2001 (VER MAS HACIENDO CLIK ACA)
 
El Centro Naval, en Córdoba y Florida, era otro epicentro del antiperonismo militar. La interna de las fuerzas armadas, la no concliación de proyectos alcanzaban una instancia álgida.

Los dirigentes políticos tampoco se ponían de acuerdo en una solución, sólo coincidían en la fórmula que era decididamente inviable: que el gobierno de facto entregara el poder a la Corte Suprema de Justicia. Los jefes militares no podían permitirse una confesión de fracasó tan irrefutable.

Para esto en la plaza San Martín, se congregaba una multitud de clases media y alta. En fuerte tono antimilitarista reclamaban insistentemente la entrega del gobierno a la Corte. Avalos recibió a los delegados del Círculo Militar y juntos visitaron a Farrel en la residencia presidencial de avenida Alvear. Imponen al contraalmirante Antonio Vernengo Lima como ministro de Marina. Se habla también de un tema reincidente: detener y procesar a Perón. Asume Rocco, en Comunciaciones.

La concentración al anochecer del día 11, terminó en un intenso tiroteo con la policía. La tensión subía a niveles de riesgo.





(Fuente consultada: Evita, Casamiento en Junín de los historiadores Roberto Carlos Dimarco y Daniel Vargas, Junín, noviembre de 1995)

=====================================

(*): Publicado en "17 de Octubre"...,oc.: Felix Luna refleja en un diálogo que le refirio Mercante los momentos de incertidumbre que vivía Perón: "Al despedirse de Mercante, éste le dijo: ¿No se va a ir no? ¿No vamos a seguir jugando? Claro que sí, fue la respuesta. El requerimiento de Mercante aludía a la posibilidad de que Perón decidiera irse del país, que se había barajado entre otras durante las conversaciones mantenidas en esos días con diferentes amigos. Mercante lo escoltó con su propio automóvil hasta la avenida Gral. Paz".

(**) Parado sobre una mesa expresó: "Yo mismo estoy dispuesto a hacerlo y ahora mismo"., según reconoció más tarde el mayor Desiderio Ferández Suárez. En ese momento era ayudante del jefe de la VI División con asiento en Bahía Blanca, general =rlando Peluffo. En 1956 fue designado por las autoridades de la mal llamada Revolución Libertadora, Jefe de Policía de la provincia de Buenos Aires.
Intervino en los trágicos sucesos del 8 de junio de ese año, ante el intento contrarrevolucionario peronista. "Operación Masacre", por Rodolfo Walsh, Ed. Jorge Alvarez, Bs. As. 1969


Comentarios


PERSONAJES Y PROTAGONISTAS